¿POR QUÉ TANTOS PAPELES?

En esta sección vas a encontrar todo ese listado de trámites -muy aburridos, sí!- pero necesarios para llegar tranquilo a destino. No te vayas sin darle atención, son datos importantes que quizás no pensaste todavía.

 

ideas-icon
Una idea:
hacete un checklist con todos estos trámites así te aseguras de tener todo en orden.

Acá van:

  • Chequear la documentación de viaje. Sí, ya sé, parece obvio, no? Pero no se crean que tanto. Tengo amigos que llegaron al aeropuerto y se dieron cuenta de que tenían el pasaporte vencido…(renovarlo en el aeropuerto de Ezeiza en trámite express es una posibilidad, pero cuesta carísimo!!) o que se dieron cuenta que no tenían el permiso de viaje de un hijo menor de edad (viajando uno solo de los padres). Acá va un listado de lo que tenés que revisar:
    • Pasaporte y fecha de vencimiento (en Estados Unidos si tu pasaporte no tiene al menos 6 meses de vigencia no te dejan entrar. O sea tienen que faltar por lo menos 6 meses para que venza).
    • Visas: chequear con la embajada de los países a visitar si hace falta visa o no para poder entrar. Y también la vigencia de tu visa, si ya tenés una.
    • Permiso de viaje: cuando uno de los padres viaja con un hijo menor de edad, necesita sí o sí un permiso de viaje emitido por escribano público, donde el otro padre con su firma, dé el consentimiento para hacer el viaje. Y esto amigos, no se ofrece en Ezeiza!
    • Libreta de matrimonio civil: SIEMPRE que viajes con HIJOS MENORES DE EDAD hay que probar el vínculo o la filiación al pasar por Migraciones (en Argentina). No importa que estén presentes ambos padres, lo exigen igual. Y si no, de vuelta a casita. Nosotros por las dudas siempre llevamos también fotocopia de la partida de nacimiento.
    • ¿No pudiste ir a votar en las últimas elecciones? Si tenés la justificación de la Justicia Electoral (en Argentina) llevala por las dudas, conozco gente a quien se la pidieron.
    • Vacunas: en muchos países de África las vas a necesitar seguro. Chequeá que exige cada país (malaria, por ejemplo). O para las Islas Bahamas, tenés que aplicarte la vacuna contra la fiebre amarilla.
    • Tus reservas de vuelos y hoteles.
  • Contratar un seguro médico BUENO. Hay tarjetas de crédito que lo incluyen, llamá y chequeá (y te ahorrás unos mangos). En este caso, generalmente, se activa el seguro cuando pasás por migraciones y no hace falta que hagas ningún trámite. Personalmente, he usado estos seguros varias veces y cubrieron todo. Un consejo: averiguá con el emisor de tu tarjeta los teléfonos del seguro, porque si los necesitás, primero vas a tener que llamar al número de tu tarjeta para que te pasen los teléfonos. Y a veces lleva tiempo y demorás sin necesidad. Si no tenés la cobertura de una tarjeta, ni dudes en contratar un seguro médico.

Otro dato clave: en la Unión Europea existe la zona “Schengen” que exige la contratación obligatoria de un seguro cuya póliza por lo menos cubra 30.000 euros (y que incluye a la mayoría de los países que uno quiere conocer). No es usual que la pidan en Migraciones, pero una sola vez la tuve que presentar. Es sencillo: se pide esto telefónicamente al emisor de la tarjeta y envían la póliza por e-mail.

Ojo: a las personas mayores de 70 años, las tarjetas no le cubren lo mismo que a quienes están por debajo de esa edad. Mi recomendación: contratar un seguro aparte que te deje tranquilo si llevás a cualquier mayor de 70.

  • Comunicar las fechas y países a visitar a tu tarjeta de crédito. Esto es por motivos de seguridad de tu tarjeta. Y puede suceder que te reboten la tarjeta en países extranjeros porque no está habilitada para gastar (en realidad, lo que falta es la notificación). ¿quién quiere pasar un momento incómodo en un shopping o en un hotel?
  • Consultar previamente los medios de transporte disponibles desde el aeropuerto hasta el alojamiento; su seguridad, diversidad; costo y confiabilidad. Esta información la encontrás en las páginas web de los aeropuertos. Hay hoteles (los más caros obvio) que ofrecen servicio de transfer y ya están esperándote en el aeropuerto para llevarte directo hasta el hotel. En París o Washington D.C, por ejemplo, el subte te lleva desde el aeropuerto hasta la estación de metro más próxima a tu alojamiento. Es la opción más económica, aunque si viajan 3 personas, quizás se acerque al costo de un taxi. Eso lo podés evaluar antes según tu presupuesto. En Río de Janeiro o San Pablo: NO lo dudes, hay que ir en taxi. Son ciudades muy inseguras y no vale la pena arriesgarse por unos reales más.