¡¡¡Mi querido Carry On!!!

¿Por qué llevas un carry on? ¿Para qué te sirve? Estas, queridos lectores, son las clásicas preguntas de los hombres. Cómo explicarles que muchas mujeres necesitamos lugar, espacio extra para seguir recuerdos que vuelven con nosotras o guardando cosas que en casa no vamos a encontrar. O ese libro pesadísimo que te salió dos mangos y no podés dejar (y en la valija claramente te haría llegar a los 23 kg rápidamente); la bijoux que estaba en sale o esas botas divinas pero que pesan un quintal.
carry-on-luggageY algo aprendido en el camino: cuando sabés que claramente el día va a estar destinado a shopping, nada se compara a tener como compañero a tu carry on para guardar las bolsas. Brazos y espaldas, agradecidos. Así que, por favor! Entiéndanlo de una vez: el carry-on es imprescindible!

La mayoría de las aerolíneas permite que los pasajeros lleven en la cabina 1 equipaje de mano (además de la cartera o mochila): un carry-on. Para mí es el compañero ideal por dos razones: si el viaje es corto (2 a 3 días) y no planeo hacer shopping, viajo con el carry-on como único equipaje. Y así al no despachar valija, salgo muy rápido del aeropuerto. Acá debo reconocer dos cosas: 1) a viajar sólo con el carry on lo aprendí de mi marido y 2) casi siempre hago shopping!

Volviendo al grano: ¿cuáles son los “infaltables” del carry-on?

  1. Los cargadores de todas mis herramientas tecnológicas: celular, ipod, ipad, máquina de fotos, etc. Si tienen algún cargador portátil no duden en llevarlo, puede sacarnos de un apuro.
  2. Los adaptadores (de enchufes): ¿qué puede ser peor que llegar a otro país, querer cargar el celular y darse cuenta que la ficha no encaja en el tomacorriente? Les cuento que hay adaptadores universales, de esos que tienen todas las patitas para todos los países en un solo dispositivo. El adaptador es clave para viajar a Estados Unidos, Europa y hasta para cruzar el charco a nuestro querido Uruguay.
  3. Todos mis “devices”: ipod, Ipad, máquina de fotos, Kindle y todo aquello que me acompañe para documentar el viaje y volver con millones de recuerdos! Soy amante de las fotos. No importa donde esté, siempre me gusta tener a mano el celu u otra cosa para grabar lo que ven mis ojos. No podemos anticiparnos a lo que va a pasar en el viaje, no sabemos si nos toparemos con algún famoso (y nos perdamos la selfie!) o con un artista callejero desconocido pero descomunalmente alucinante.
  4. Un paraguas chiquito y liviano. Quizás lo llevo como cábala contra el mal tiempo, algo así como amuleto a favor del sol. Pero por las dudas, ahí está.
  5. Una foto de mi familia, sobre todo cuando viajo sin mis hijas!

DATO CLAVE: no te olvides de declarar en la Aduana las máquinas/celulares que lleves con vos. La Aduana (AFIP en la Argentina) te entrega un comprobante que a la vuelta te exime de cualquier responsabilidad de pagar algún impuesto.

Dejar respuesta