¡CÓMO PASAR UN DÍA EN ROMA SIN GASTAR UN CENTAVO!

LA FONTANA DI TREVI

Ubicada en el cruce de 3 calles, la Fontana di Trevi aparece de repente y sin avisar! La costumbre de construir una hermosa fuente al final de los acueductos era clásico durante el imperio romano. Pero los godos destruyeron el acueducto al invadir Roma y recién en el año 1453, en pleno Renacimiento, se ordenó su reparación y la construcción de la fuente. El diseño de la Fontana estuvo a cargo de Nicola Salvi.

La escultura es barroca y la pieza central representa a Neptuno domando a los hipocampos. A los lados de Neptuno hay 2 estatuas que representan a la Salubridad (es la que tiene una víbora, símbolo de la medicina en esa época) y a la Abundancia, adornada con un cuerno con frutos. Delante de las esculturas, hay una gran pileta con agua donde es costumbre tirar una moneda (hay que ponerse de espaldas a la fuente y tirarla al agua) y pedir un deseo (la mayoría pide “volver otra vez”).

img_6313-medium

dsc_0117-medium
La Fontana di Trevi de noche. Detalle de Neptuno, figura central del monumento.

Les recomiendo que la vean de día y si pueden también de noche, así la ven iluminada porque es divina. En enero de 2015 la limpiaron por última vez, o sea que está renovada a full y blanca como la nieve!

 

EL PANTEÓN O LA CÚPULA PERFECTA

Para llegar al Panteón, el camino más sencillo es tomar la Via del Corso y doblar en la Via di Pietra. En esa esquina, está Vencchi, la mejor heladería de Roma, así que no te podés equivocar (y seguro que a la vuelta probas un heladito, porque son lo más!). Ahí, si mirás atentamente el piso, vas a observar un camino de piedra negro, que te lleva directo al Panteón. Seguilo, es la mejor forma de llegar. En el medio vas a pasar por los restos del Templo de Adriano (detrás hay un edificio de oficinas, en fin, contrastes romanos!). Este templo, del que solamente se conserva una fachada, tiene una columnata de estilo corintio. Pero como queda de paso al Panteón, no está de más darle una mirada.

img_7772-medium

El Panteón fue mandado a construir por Agripa para poder venerar a todos los dioses romanos, de ahí deriva su nombre: pan=todos; theon: dioses (hay una leyenda en su frente con el nombre de Agripa) pero fue destruido poco tiempo después. El emperador Adriano ordenó su reconstrucción en el año 123. Su cúpula es la más grande de todas las catedrales y monumentos europeos (incluso más grande que San Pedro) con 44 metros de diámetro. Si bien luego de la conversión de Roma al cristianismo, fue privado de los mármoles y el oro que cubrían su parte externa, es, junto con el Coliseo, la construcción más antigua de Roma y que mejor se conserva. Dentro del Panteón están enterrados numerosos reyes de Italia.

Abre todos los días y actualmente funciona como Iglesia católica. La visita es gratuita (chequear antes que no se esté celebrando misa porque no se permite el ingreso) y vale la pena entrar y ver las dimensiones descomunales que tiene su arquitectura. Está ubicado en la Piazza della Rotonda, con fuentes típicas de Roma y varios restaurants donde sentarse a comer algo y quedarse mirando sin apuros.

PIAZZA NAVONA

Piazza Navona es famosa por su gran fuente central, que representa 4 importantes ríos del mundo: la Fontana dei Fiumi (Fiumi en italiano quiere decir “río”). Representa a los ríos Nilo, Ganges, de la Plata y Danubio, porque eran los continentes conocidos en la época. Fue diseñada por el genial escultor Bernini. Diseñada y hecha por él mismo. En la fuente también hay muchos animales representados: caballos, serpientes, delfines y dragones.

img_6851-medium

 

PIAZZA SPAGNA y LA SCALINATA DI TRINITA DI MONTI

Sin dudas, Piazza Spagna es un lugar emblemático de encuentro tanto de turistas como de romanos. La Scalinata di Trinitá di Monti, las escaleras que llevan a la Iglesia Trinita di Monti, fue construida entre 1723 y 1726 por el arquitecto romano Francesco De Sanctis. La intención era enlazar de modo escenográfico la pendiente entre la Piazza di Spagna y su Fontana della Barcaccia realizada por Barberini (Via del Babuino) con la Iglesia, que está sobre una suave colina conocida como “Pincio”. img_6499-medium

No dejes de subir hasta la Iglesia, ya que la vista es espectacular, tanto desde abajo como desde el Pincio. La gente se sienta en sus escalones a charlar, pero ojo! está prohibido comer, beber, fumar…y lo digo en serio! Hay un policía que toca su silbato y te grita si te pesca haciendo algo de esto. En todo Roma, se protege muchísimo los monumentos y lugares especiales, ya que son un legado único para la ciudad y los turistas que disfrutamos de ella. Arriba está la Iglesia (o “Chiessa”) Trinitá di Monti, que tiene origen francés y se puede visitar solo una parte de ella. Está recién renovada y su fachada impacta desde lejos.

 PIAZZA VENEZIA

Al final de la Via del Corso, se encuentra la Piazza Venezia, algo caótica comparada con otras plazas romanas, porque se cruzan varias avenidas importantes. Domina la escena el Monumento a Vittorio Emmanuelle II -también conocido vulgarmente como “la máquina de escribir”- un inmenso edificio construido en mármol y cuya edificación fue muy controvertida al llevarse a cabo, por el contraste que implica con el resto de la arquitectura romana.

¿Quién fue Vittorio Emmanuelle II y por qué pudo más la edificación del monumento recordatorio que la polémica? Este rey de Italia logró la unificación de su país -algo que no se alcanzaba desde el siglo VI- en el año 1870, luego de intensas guerras por la independencia italiana. Así que este edificio podrá gustarte o no, pero bien vale recordar a este monarca tan importante para Italia.

dsc_0264-medium

El edificio puede visitarse en forma gratuita y por dentro es imponente. Lo mejor es su terraza panorámica, pero esa sí es paga. En otro post te cuento sobre ella. Yo no me la perdería por nada del mundo!