La bienvenida empieza mucho antes de llegar a la estancia La Bamba de Areco que forma parte de la asociación Relais & Châteaux para vivir una experiencia hecha a medida e inolvidable. Esta asociación nuclea a más de 500 hoteles de lujo independientes en el mundo y los identifica trabajar por un valor común: el respeto y la intención auténtica de preservar el patrimonio histórico y cultural de la zona en donde se encuentre, así como su identidad gastronómica. 


Transmitir las tradiciones locales es un arte que se siente profundamente y la hospitalidad es la guía que destaca a todo el staff. Es un equipo muy cálido y cuidadoso de los gustos de los huéspedes. La devoción por este compromiso asumido le brinda un toque personal y cercano con los huéspedes.

Los orígenes de La Bamba se remontan a 1830, siendo una de las estancias más antiguas de estilo colonial en la provincia de Buenos Aires. Fue construida como posta dentro del Camino Real que unía el puerto de Buenos Aires con el norte del país (previo a la independencia de Argentina, el Camino Real enlazaba el Alto Perú con el río de la Plata).

Se caracteriza por presentar una torre en el piso superior, desde la que se avistaban los malones de indígenas que resultaba ideal para defenderse de los ataques ya que la altura permitía observar la llanura de los campos a la perfección. Años más tarde fue convertida en estancia como lugar de descanso y hospitalidad. Su última renovación data del año 2009.

Las habitaciones son muy acogedoras y luminosas, con decoración inspirada en la herencia campestre argentina, sábanas de hilo super suaves y mucho espacio. Son ideales para un descanso perfecto.

Habitación Cottage

Actualmente, además del alojamiento cerca del pueblo San Antonio de Areco (a 120 kms de la capital), La Bamba ofrece diversas actividades: la emotiva doma india, tomada de las costumbres indígenas y mediante la cual, el amansamiento de los caballos se basa en la conexión entre el gaucho y el animal: es una relación de confianza mutua. Además, es posible realizar cabalgatas, paseos en sulky o en bici acompañados de la serenidad del campo argentino.

Doma india siguiendo las tradiciones de las comunidades indígenas locales

Un capítulo aparte merece la decoración del hotel que cuenta con salones como la pulpería, la biblioteca, living y comedor todos ambientados con objetos y detalles campestres, de polo y las espectaculares fotos del maestro Aldo Sessa. Las atenciones y todas las recomendaciones brindadas por su “Mâitre de Maison”, Guillermo Savino y su staff, así como el excelente menú preparado por el chef Federico Compte, refuerzan el concepto de lujo que se vive en la estancia. Previo al arribo, el personal se comunica con los huéspedes para monitorear gustos gastronómicos, la forma de llegar y la recepción personalizada con una sonrisa, platos típicos y un trago de bienvenida.

La gastronomía cuidada al detalle por el Chef de La Bamba
Las caballerizas, la pulpería y la pileta

Un dato que refuerza la belleza de La Bamba es su elección para la filmación de fragmentos de “Camila”, una película de amor dirigida por la gran cineasta argentina María Luisa Bemberg (1984) nominada al Oscar.

Nos fuimos con el corazón pleno y con la seguridad de que vamos a volver nuevamente. ¡Gracias, La Bamba por esta vivencia única!